Traumatismos dentoalveolares

“En los traumatismos dentales es fundamental la primera actuación”

La pérdida de un diente es una situación de emergencia ¿Cómo debe tratarse?
Como en toda urgencia médica, es importante actuar manteniendo la calma y, a la vez, con rapidez. Si a causa del golpe recibido el diente ha salido en entero, es fundamental cogerlo por la corona, lavar la raíz con agua y tener temple para volver a colocarlo provisionalmente en su sitio lo antes posible. Otra opción sería sumergirlo en leche, un medio de transporte ideal porque permite conservar vivas las células de unión de la raíz al hueso, y acudir inmediatamente a un dentista especializado. La clave está en que el diente siempre debe llegar húmedo al dentista, porque nuestra prioridad va a ser tratar de recuperarlo, fijándolo de nuevo en el alveolo para que pueda soldarse.
El problema es que este tipo de accidentes suelen llegar a los servicios de urgencias generales de los hospitales, donde no hay personal con la formación especializada necesaria; o se complican porque en el momento del accidente (muchas veces suceden en clubes deportivos) no se ha sabido muy bien cómo actuar. Por eso hemos creado MIT Dental, para que tanto los clubes deportivos como pacientes en general puedan tener un centro de referencia en el que poder ser atendidos cuando sufren un traumatismo dental. Hay que saber que los resultados son muy buenos cuando se actúa rápidamente (tiempo medio de 30’), pero que todo se complica cuando pasan horas.

¿Siempre que se pueda, hay que intentar salvar el diente?
Sí, pero no sólo en el caso de un traumatismo dental. Nosotras llevamos más de una década practicando una odontología conservadora, desde el convencimiento que es el enfoque más acertado. Intentamos mantener y preservar las piezas dentales siempre que se pueda. A eso le sumamos restauraciones menos agresivas, tratamientos lo menos invasivos posible, ser muy conservador con el nervio y no retirar estructura dentaria con ligereza, sino únicamente cuando sea imprescindible. Promovemos una odontología de adición: queremos sumar no restar. Todo ello es lo que practicamos a nivel asistencial y lo que transmitimos en nuestros cursos de formación. Queremos contribuir desde la docencia a que los profesionales de la odontología estén más informados sobre avances de mínima intervención (muchas veces no llegan a la clínica), y mejor formados para atender casos de traumatismos dentales.

 

Traumatología en niños

Durante la edad escolar son bastante frecuentes las caídas y con ellas la posibilidad de un traumatismo dentoalveolar. En estos casos es muy recomendable la rápida visita al dentista y la atención urgente para minimizar los daños.

En los traumatismos dento-alveolares es determinante la rápida intervención de los especialistas para el mejor tratamiento así como el seguimiento de la recuperación.

Traumatismos en Dientes Temporales

Un traumatismo en los dientes temporales puede comprometer la estética de los permanentes y las lesiones más graves pueden dar lugar a complicaciones futuras. Por ejemplo, cuando el diente se entierra en las encías o cuando se cae pueden dificultar la erupción del diente definitivo.

El diente temporal o de leche no debe reubicarse una vez se ha salido.

Traumatismos en Dientes Permanentes

Si el traumatismo involucra dientes permanentes debe visitar al dentista lo antes posible ya que de esta forma habrá más posibilidad de conservar la vitalidad de los dientes afectados, podrá hacerse un tratamiento conservador, la lesión tendrá mejor pronóstico y se pueden prevenir complicaciones futuras.

Si un diente permanente se rompe, lo primero que debe hacer es buscar el fragmento de diente que se ha roto, puesto que en muchas ocasiones el fragmento puede pegarse. Póngalo en leche y vaya a un dentista especializado en traumatismos.

Si un diente permanente se sale de su alvéolo, recójalo y si es posible acogiéndolo por la parte amarilla del diente colóquelo en su sitio. En caso de no poder hacerlo, colóquelo en leche y vaya inmediatamente al Odontopediatra.