La odontología en las últimas décadas ha evolucionado hacia el campo de la mínima intervención. Adultos y niños, son conscientes de que una buena salud bucal es imprescindible en el día a día. Por ello, la Mínima Intervención se ha afianzado como una forma de ver la odontología de calidad, teniendo como objetivo tratar las lesiones antes de que éstas evolucionen hacia un diagnóstico avanzado. De esta manera se consigue un menor nivel de agresión al paciente, con una máxima preservación de los tejidos.

Un diagnóstico precoz mediante la Odontología Multidisciplinar de Mínima Intervención permite prever y determinar las lesiones con anterioridad, con el fin de minimizar el riesgo de padecer una enfermedad o establecer el tratamiento más adecuado a cada paciente.

Adaptación y empatía son la clave

Como en cualquier consulta, un hecho fundamental es comprender al paciente, entender sus hábitos y rutinas, con el fin de obtener un diagnóstico preciso y acorde a él.

Trabajando con menores y niños, debemos establecer una relación de armonía, la Mínima Intervención basa su técnica en la motivación en el paciente, concienciando al niño en el caso de que estemos trabajando en la rama de la odontopediatría, y también a padres, a la hora de llevar a cabo el tratamiento y rutina de mantenimiento. Implicar a ambos es la clave para conseguir el éxito del tratamiento.

Odontología de Mínima Intervención

Haciendo ver al paciente que el tiempo y esfuerzo son necesarios. Los expertos defienden que esta forma de comprender la odontología no es algo milagroso, simplemente reduce la gravedad de la lesión adelantándose a ella y trata al paciente desde un principio de respeto a los tejidos. Menos es más.

Qué es la Odontología de Mínima Intervención

La Odontología Mínimamente Invasiva (OMI) es la aplicación de técnicas que respetan de modo prioritario los tejidos naturales intactos del paciente. Supone la aplicación de conceptos que interesan a todos los ámbitos de la Odontología, siendo el denominador común la preservación del tejido natural.

Principios de la Odontología Mínimamente Invasiva:

• Diagnóstico precoz.
• Prevención y control de la enfermedad.
• Tratamientos mínimamente invasivos.
• Monitorización y control del paciente

El concepto de una terapia mínimamente invasiva abarca desde la prevención de la enfermedad hasta el desarrollo de métodos quirúrgicos que implican un trauma mínimo. No es simplemente una forma de entender la odontología en la clínica, es una nueva forma de entender al paciente. Como odontólogos, debemos superar las barreras inconscientes que siguen instaladas en el modelo tradicional, trabajando día a día para que en el resultado final notemos la diferencia de un paciente ciertamente satisfecho.

En nuestra clínica dental en Barcelona MIT dental, trabajamos bajo la filosofía de la Odontología de Mínima Intervención, obteniendo unos resultados inmejorables desde los casos de Odontopediatría hasta los casos en los que trabajamos con adultos.

Si eres dentista y estás interesado en aprender a vivir bajo esta filosofía, consulta nuestros cursos en la web, siempre hay disponible o en lista de espera un curso de Odontología de Mínima Intervención.