La endodoncia es uno de los tratamientos más utilizados en odontología, y sin embargo, uno de los más temidos por nuestros pacientes. Su finalidad es la de salvar piezas dentales que se consideran muertas, dañadas o enfermas.

Seguro que muchos de nuestros pacientes han oído hablar de ella… Se la conoce con otros nombres como: tratamiento de conductos o, popularmente, “matar el nervio”.

Existen diversos factores que te pueden llevar a necesitar una endodoncia, aunque  la mayoría de las veces, dicho problema, está causado por la existencia de caries profundas que llegan a dañar la pulpa del diente.

¿Qué es una endodoncia?

La endodoncia o tratamiento de conductos radiculares es un procedimiento que permite conservar la pieza dental, el hueso, la encía que le rodea y su funcionalidad. Este tratamiento, consiste en limpiar el tejido pulpar enfermo del diente y rellenarlo de nuevo con material biocompatible para posteriormente sellarlo.

Primero, debemos saber qué es la pulpa del diente; ésta es un tejido blando que contiene los nervios y vasos sanguíneos, y está situada en la parte más interior de la pieza denta,  comunicando a ésta con el hueso maxilar.

La endodoncia, permite mantener la funcionalidad del diente y la estética, siendo el último recurso para salvar una pieza enferma sin la necesidad de llegar a extraerla.

Dicho de manera sencilla, una endodoncia es la forma de eliminar tejido infectado, en el que están los nervios y los vasos sanguíneos, sustituirlo por un material inerte, de tal forma que se acaba con la infección y se así se insensibiliza el diente.

endodoncias

¿Cuándo se debe realizar una endodoncia?

La endodoncia es un procedimiento que suele dar muy buenos resultados, permitiendo mantener la dentición natural.

Cuándo tenemos un diente muy dañado debemos asumir que este debe ser extraído. La endodoncia permite mantener en la boca muchos dientes que de otra manera serían extraídos.

Cómo ya hemos comentado anteriormente, la principal causa por la que se debe realizar, es por la presencia de caries profundas, pero puede haber otros factores como:

  • Traumatismos
  • Fracturas
  • Otras patologías relacionadas con la raíz o el hueso que rodean el diente

En muchos casos, los dientes endodonciados, deben ser restaurados con una corona o funda para asegurar su función.

Nuestra recomendación es siempre la de acudir al dentista tan pronto como comencemos a notar signos extraños en nuestra boca, como, por ejemplo, sensibilidad extra en un diente.

dentistas-endodoncias-mit

¿Qué síntomas pueden indicarnos que necesitamos una endodoncia?

Algunos de los síntomas que presenta un paciente que debe ser sometido a una endodoncia son los siguientes:

  • Sensibilidad al frío o al calor
  • Molestia al masticar
  • Cambio de color del diente a un tono más oscuro
  • Aparición de un flemón o fístula

En nuestra clínica, trabajamos con el principio de Mínima Intervención. Este tiene como objetivo tratar las  lesiones antes de que éstas evolucionen mediante un diagnóstico avanzado. De esta manera se consigue un menor nivel de agresión al paciente con una máxima preservación de los tejidos.

metodos-minima-intervencion